Esterilización de los Alimentos

La esterilización de alimentos, es un procedimiento en el que se aplica calor suficiente y por largo
tiempo para destruir microorganismos (hongos y bacterias) éstos pueden causar enfermedades, es por
ello que al preparar alimentos se debe tener mucha higiene, así lo que comamos será seguro y
confiable. Algunos alimentos se conservan envasándolos, y a su vez esterilizándolos, es el caso Esterilización_de_Alimentos.jpg
típico de las conservas, ya sean dulces como las mermeladas, almíbares y jaleas o saladas como los
escabeches, salmueras, guisados preparados u otros.

Para esterilizar se necesitarán frascos con tapa de sello (goma), los trastes a usar deben estar
limpios, al igual que el lugar donde se está elaborando el alimento y el agua debe estar ya hervida
o clorada.
El alimento que se ha preparado se vacía, aún caliente, al frasco ya esterilizado para asegurar que
no se contamine.
Se debe dejar un espacio mínimo de un centímetro entre el contenido y la boca del frasco. Después,
se coloque la tapadera sin apretar y métalo a la olla cuando el agua esté caliente.
La olla debe tener en el fondo, una parrilla o una manta de cielo (doblada en dos partes) para
evitar que los frascos toquen el fondo y se lleguen a reventar, después añada agua hasta el nivel
del alimento en el frasco.
Cuando el agua empieza a hervir, se baja la flama de manera que siga hirviendo y se cuenta el tiempo
de esterilización.
Para el tiempo de esterilización, los frascos con capacidad menor a 500 mililitros se dejan hervir
de 20 a 30 minutos y los de 750 ml a un litro por 45 minutos, contando el tiempo a partir de que
comience a burbujear.
Transcurrido el tiempo de esterilización se saca el producto con mucho cuidado, puede ayudarse de un
trapo seco para evitar quemaduras, póngalo sobre un trapo limpio y bien seco, cierre bien la tapa
del frasco y déjelo enfriar a temperatura ambiente en un lugar seguro.
El frasco debe etiquetarse con el nombre del producto, la fecha de elaboración y la de caducidad.

Conservación:

Ya envasado un alimento debe guardarse en un lugar fresco y seco, de preferencia un lugar donde no
le dé luz directa.
Una vez abierto el frasco, el alimento se debe consumir como máximo en los siguientes diez días,
mientras guárdelo en un lugar muy fresco y limpio, lejos de la luz.
La caducidad o duración del producto, quiere decir, el tiempo en el que el alimento está en
condiciones buenas para consumirse con seguridad.

Caducidad:

Los alimentos envasados mediante esta técnica conservan sus características hasta por ocho meses



Elaborado por: Munive Nolasco Carlos Eduardo

CEM